La negociación colectiva debe regular las condiciones del Teletrabajo en los medios de comunicación

El sector de medios de comunicación de la FeSMC-UGT y la Agrupación de Periodistas de UGT reclaman que sea la negociación colectiva entre empresarios y sindicatos los que regulen las condiciones laborales del sector de los medios de comunicación en nuestro país.

Según la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre del 2019, los medios de comunicación ocupan a  93.281 personas,  de las que un 58 % son hombres, frente a un 42 % de mujeres.


La protección de la salud y seguridad de los tele trabajadores debe incluirse de manera irrefutable en el plan de riesgos laborales de la empresa con el fin de evitar, entre otras cosas, los trastornos ergonómicos y posturales y los riesgos psicosociales derivados del alargamiento de la jornada provocados por, por ejemplo, la falta de control horario y la hiperconectividad, peligros que pueden evitarse de hacerse obligatorios el cumplimiento del registro horario estipulado por el Real Decreto-Ley 8/2019 de 8 de marzo y la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre de Protección de datos personales y garantía de los derechos digitales (LOPDGDD).

En este sentido, la desconexión digital y el registro de jornada tienen que ser elementos fundamentales para aquellas personas que van a teletrabajar. La empresa debe proporcionar formación sobre salud laboral a los teletrabajadores, así como asegurarse de que el lugar donde se teletrabaja reúne las condiciones adecuadas para hacerlo. Aquí no tiene que haber diferencias entre la persona que trabaja en la oficina o a distancia. Asimismo, desde la UGT reivindicamos que la empresa se haga cargo de la formación específica requerida para los teletrabajadores con el fin de que gestionen adecuadamente programas y equipos técnicos a su disposición y que puedan acceder a las oportunidades de carrera profesional en las mismas condiciones que haría si estuvieran presencialmente en sus puestos de trabajo.  Para evitar la alienación o sensación de no pertenencia del tele trabajador en relación con la empresa, debe establecerse una jornada laboral que estipule un máximo de cuatro días tele trabajando y un día presencial en el centro laboral.

La negociación colectiva tiene que regular el acceso al teletrabajo en la empresa en igualdad de condiciones entre los hombres y las mujeres para no correr el riesgo de que esta forma organizativa de trabajar se feminice. Deben aplicarse las mismas normas en su concesión para ambos sexos y debe observarse que, de existir baremos para conceder esta modalidad de trabajo, estos sean equitativos con situaciones objetivas y no generen una brecha de género. Las trabajadoras de los medios de comunicación ya padecen una brecha salarial que es del 16,8%, desde UGT insistimos en la corresponsabilidad a la hora de afrontar el teletrabajo.

Desde UGT reivindicamos que, a través de la negociación colectiva, la empresa alquile el espacio que utilicen los tele trabajadores, pagándoles una tarifa mensual o prorrateada dependiendo del espacio dedicado a fines profesionales, incluyendo la conexión a Internet, energía, calefacción, limpieza, gastos de mantenimiento y, en caso de no proporcionar equipo de trabajo, el reembolso de los gastos asociados con la adecuación del espacio donde se contemple la compra de muebles, ordenador o suministros de oficina, así como la posibilidad de deducción fiscal si se realizara de manera permanente.

Insistimos, los trabajadores que realicen su función mediante el teletrabajo tienen que tener las mismas condiciones que sus compañeros que estén físicamente trabajando de forma presencial en la empresa. El hecho de que las personas acepten participar en el teletrabajo no  puede significar en ningún caso el deterioro de sus derechos laborales ni tampoco la disminución o variación de la representación sindical en la empresa.